REFLEXION: "Nuestra Voluntad o La Voluntad del Padre" Cuando ya hemos tratado todo, dejemos entonces que El Padre Eterno complete su obra en nosotros. Fácil decirlo y difícil hacerlo. Sin embargo La Biblia está llena de historias que confirman este principio de vida. Que debemos aprender a descansar en SU VOLUNTAD para nuestras vidas. Entonces entraremos en su descanso, y el hará el resto. Sin embargo Dios hace según el quiere y cuando quiere, y siempre para nuestro beneficio. No cuando uno quiere sino cuando sea la voluntad soberana de Dios. He aquí el secreto de como presentar nuestras oraciones al Padre Santo y Bueno. Leamos a Lucas 22:42; Diciendo: Padre, si quieres, pasa este vaso de mí; empero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Y le apareció un ángel del cielo confortándole. Y estando en agonía, oraba más intensamente: y fué su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra. Este es Jesús, El Hijo unigénito de Dios, quién tenía a su disposición legiones de Ángeles que vendrían en su defensa y sin embargo nunca los llamó, sino que se sometió a la voluntad del que lo envió. Unos minutos antes de que los soldados romanos lo arrestaran en el Monte de Los Olivos, el le pidió a su Padre en los cielos que pasara ese vaso de EL, pues poder tiene el Padre para que toda la materia y antimateria le obedezca. Pero termina su petición diciendo  "empero no se haga mi voluntad, sino la tuya."   Sabiendo que iba a ser crucificado, azotado, sus barbas arrancadas, su espalda dejada en trizas de carne colgando, sus huesos descubiertos, escupido, mofado, humillado, su rostro totalmente desfigurado, y sobre todo traicionado, abandonado por sus amigos y despreciado por el mismo pueblo por quien el intercede constantemente. A pesar de todo esto le pidió al padre que los perdonara: " Lucas 23:34 Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes. Jesús descansó totalmente en la voluntad del Padre, no en su propia voluntad. Ese es el ejemplo más importante que Jesús nos dio. Aprender a vivir confiando en que El Padre que está en los cielos quiere lo mejor para nosotros, y sea lo que sea que nos depara el futuro, EL está en control. Para tener confianza total a la voluntad de Dios tenemos que darnos cuenta de que no importa cual sean los problemas, obstáculos, enfermedades, canceres, amenazas, peligros, hambrunas, guerras y tantas otras cosas que a lo largo de la vida nos enfrentaremos, tenemos la confianza de que a pesar de todo, aún después de la muerte, EL NOS RESUCITARA A VIDA ETERNA con EL. Hace poco más de 3,500 años, hubo un cierto hombre llamado Job que dijo una vez: 19:23 ¡Quién me diese ahora que mis palabras fuesen escritas! ¡Quién me diese que se inscribiesen en un documento; 24 Que con cincel de hierro y con plomo Fuesen esculpidas en piedra para siempre! 25 Yo sé que mi Redentor vive, Y al fin se levantará sobre el polvo; 26 Y después de deshecha esta mi piel, En mi carne he de ver de nuevo a Dios; 27 Al cual veré por mí mismo, Y mis ojos lo verán, y no los de otro, Aunque mi corazón desfallece dentro de mí.  [Job 19:23-27 Reina Valera Revisada (RVR1977)] Job tenia la bendita certeza, "Our Blessed Hope" que algún día, aún después de la muerte, vería a su redentor en su carne, o sea, resucitado con un cuerpo glorificado, limpio y saludable, por si mismo. Tan seguro estaba que pedía que escribieran sus palabras en piedra para siempre. Y esa es también nuestra esperanza, que veremos a nuestro redentor quien nos hará un nuevo cuerpo, glorioso, eterno, algún día, EN EL. Jesús nos mandó a no temer: Juan 14:27 La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. [Reina-Valera 1960 (RVR1960)] Y nos dijo también: Marcos 9:23 Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible. Así pues estad firmes en el señor, Amén. 
La Raíz Del Olivo